13.03.2024
5 minuto de tiempo de lectura

Señalización de carril empotrado - Un caso para los contadores de ejes Frauscher

¡Comparte ahora!

En las ciudades y los entornos urbanos más concurridos, las vías de ferrocarril empotradas se han convertido en una imagen familiar, a menudo integradas a la perfección en las carreteras y caminos, lo que las convierte en parte integrante de los paisajes urbanos modernos. Ya sea caminando, en bicicleta o en coche, muchas personas atraviesan a menudo vías de ferrocarril empotradas sin darse cuenta.

Carril empotrado y por qué se utiliza

El uso de carriles empotrados es esencial en varios casos, como en las intersecciones donde las vías del tren se cruzan con las carreteras, o donde las líneas de tren ligero y los tranvías coexisten con el tráfico de vehículos. La utilización de vías de ferrocarril estándar, comúnmente denominadas "carril en T", en estos lugares podría dar lugar a una amplia gama de problemas, como una contaminación acústica excesiva, un desgaste acelerado tanto de los carriles como de los automóviles, un mayor riesgo de tropiezos para los peatones y un mayor peligro para los ciclistas, entre muchos otros. Las imágenes que se adjuntan a continuación ofrecen ejemplos visuales de diversas aplicaciones del carril empotrado en entornos urbanos.

Desde el punto de vista de la instalación, los carriles empotrados se encajan dentro del pavimento en hormigón colado in situ, excepto en la parte superior y los laterales anchos de los carriles. Las vías están enrasadas con la superficie circundante, ofreciendo una conexión segura que permite el funcionamiento seguro y fluido de carriles ligeros, tranvías y cualquier tipo de paso a nivel.

Aunque el carril empotrado es necesario en muchos contextos urbanos, presenta algunas dificultades cuando se trata de sistemas de señalización. Dado que el carril está revestido de hormigón, puede resultar difícil utilizar los sistemas convencionales de señalización que se basan en la conductividad eléctrica para la detección de vía libre. El hecho de que un número considerable de líneas de carril estén alimentadas por catenarias aéreas también puede plantear problemas adicionales.

Robustez y fiabilidad en todas las condiciones

Contadores de ejes Frauscher y SK420 – Solución ideal para carriles empotrados

Los sistemas de contador de ejes Frauscher ofrecen una tecnología de señalización que puede resolver los problemas habituales asociados al uso de carriles empotrados, gracias a los robustos sensores de rueda que se han diseñado para adaptarse a este tipo de carril único.

Los sensores de rueda Frauscher son resistentes a los efectos negativos de las condiciones ambientales y meteorológicas, como lluvia intensa, nieve, hielo, sal para carreteras y temperaturas extremas, que pueden causar problemas a otros tipos de sistemas de señalización. Todos los sensores de rueda Frauscher son resistentes al agua y tienen la certificación IP68, lo que les permite seguir funcionando incluso después de estar sumergidos en el agua durante largos periodos de tiempo. Esto puede ocurrir en caso de lluvias torrenciales e inundaciones, cuando el sistema de drenaje no es capaz de absorber el volumen de agua, o si el propio armario de conexión carece de sistema de drenaje. En este ejemplo, el sistema siguió funcionando sin interrupción incluso después de que los sensores de rueda se sumergieran en el agua durante un largo periodo de tiempo.

El diseño de la SK420

En aplicaciones de carril estándar, los sensores de rueda Frauscher se sujetan al carril mediante nuestra garra de carril sin necesidad de taladrar para su instalación; sin embargo, la garra de carril que se utiliza con el carril estándar no es adecuada para el carril empotrado. Por este motivo, se diseñó una garra de carril especial denominada SK420 para su uso en estas aplicaciones especiales.

Con la SK420, toda la unidad de sensor de rueda y garra de carril se aloja en un armario de conexión que se instala a nivel, a ras de la superficie de la carretera. La vía empotrada tiene una garganta en el carril, también llamada canal, diseñada para que pase la pestaña de rueda. Durante la instalación, el canal se corta o entalla para permitir que el sensor de rueda detecte la pestaña de rueda. Por último, la unidad de sensor de rueda está protegida del tráfico rodado y peatonal por una cubierta a nivel de calle, preparada para soportar una carga por eje de 44 toneladas (40 toneladas métricas).

Dado que los requisitos de las aplicaciones de carril empotradas varían mucho, hay varias opciones de diseño disponibles para la SK420, y dos métodos principales de fijación de la unidad al carril. La primera es una versión con abrazaderas, y la segunda opción es soldar la unidad al carril. La unidad SK420 dispone de un tubo de drenaje que puede conectarse a un sistema de drenaje para evitar que se acumule agua en la unidad. El cable del sensor pasa por un conector que se une al cable de señal, que a su vez se conecta al equipo contador de ejes.

Problemas por interferencias electromagnéticas (EMI)

Muchos sistemas de carril funcionan con catenarias aéreas, que pueden causar interferencias con los sistemas de señalización electrónicos o magnéticos. Los sensores de rueda Frauscher son inductivos y no magnéticos, por lo que son muy resistentes a las interferencias electromagnéticas provocadas por catenarias u otras interferencias electrónicas comunes. Cuando se utiliza la SK420, se permite aislar alrededor del armario de conexión para mantener las corrientes parásitas de la catenaria dentro del carril. Los sensores de rueda Frauscher se someten a las pruebas más exigentes de interferencias electromagnéticas y corrientes de retorno de tracción.

Además de estas características y ventajas de un sistema Frauscher que utiliza la SK420 para carril empotrado, los contadores de ejes Frauscher también disponen de funciones especiales adicionales que favorecen aún más la disponibilidad. Más información sobre las características del Frauscher Advanced Counter FAdC®.

Experiencia de Frauscher en carriles empotrados

Desde su creación hace más de 35 años, Frauscher ha operado con el objetivo estratégico de satisfacer las necesidades de los clientes mediante el diseño de productos innovadores y la actualización de los productos existentes. La SK420 se diseñó para adaptarse a las complicaciones de señalización que pueden derivarse de los requisitos exclusivos de los carriles empotrados, con más de 5.000 unidades SK420 instaladas y probadas en todo el mundo.

A medida que la presencia de Frauscher en el mercado ferroviario norteamericano sigue aumentando, nuestros productos y experiencia han dado lugar a muchas oportunidades emocionantes y únicas para implementar nuestro sistema de carril empotrado. Tras el éxito de varios proyectos de carril empotrado, hemos observado un notable aumento de las solicitudes de implantación del sistema SK420 por parte de operadores de transporte público y de mercancías de Estados Unidos y Canadá. Nuestro objetivo es proporcionar operaciones de señalización que rindan al máximo nivel de eficiencia, con especial atención a estas aplicaciones de carril empotrado especializadas. Dos de estos ejemplos son el metro de Houston y la línea de metro de Edmonton.

¡Comparte ahora!
Artículo similar

Artículos